Google+ Followers

20 de agosto de 2016





LA REALIDAD

Ulises escuchaba a las sirenas.
Voces inexistentes del deseo y la culpa.

Y yo escucho las voces de los niños.
Los gritos de terror.
La voz de la injusticia y la denuncia.


Tan real.
Innegable.

1 de agosto de 2016


Escapé de los tigres

alimenté a las chinches 

comido vivo fui

por las mediocridades.

(Beltolt Brecht)






 
EL MIEDO PARALIZA LAS SONRISAS

El miedo paraliza las sonrisas
y muda el agua fresca de las fuentes
en torbellinos rojos de sangre derramada.
El Golem que creó la vulgar avaricia
siembra de pánico mercados y avenidas.

Y entonces dices sí, bajando la cabeza,
y sabes al momento
que quizá has muerto un poco,
que el virus de la ruina te vacía el cerebro,
y siembra de carroña tus entrañas.

Y la bota inclemente te aplasta la garganta
y te impide gritar y escondes la cabeza
por no verla,
y crees que estás hundido y sin remedio.

Pero no desfallezcas,
puedes sobrevivirte igual que el Ave Fénix,
salir del fango, alzarte de la nada que han creado.
Puedes permanecerte
en esa alma rebelde de la infancia,
y crear otro mundo,
y echar el miedo inútil a los perros.
Puedes alzar altivo la cabeza y recobrar la marcha
de quienes derribaron 

aquello que llamaron lo imposible.



12 de julio de 2016

EL MISTERIO 




Nadie supo explicarme qué fue esa luz ardiente
que iluminó mi alma y convirtió mis venas escarlatas
en una espesa esencia de color esmeralda.

Nadie supo explicarme el vuelo de unos pájaros
instalados de pronto en el garaje
ni el dulce olor a rosas de una fonda gallega,
ni el tenue levitar tras unos besos,
ni los ojos llorosos de una mujer velada
en un patio desierto de la Alhambra.

Nadie supo explicarme
por qué surgió el amor en un vistazo,
y se hundió en el olvido con una simple frase.
Tampoco se me aclara
quién escribió una frase de trasfondo lorquiano
en una estrecha tira de papel.
No hay quién explique el júbilo del niño,
ni la desolación de los suicidas,
el estremecimiento de la piel al roce de unos dedos
o el odio repentino que enturbia las ideas.

Momentos enigmáticos
que se graban a fuego en los sentidos,
donde el fin y el principio
son tan solo veleidades semánticas.

Inútil el discurso donde el misterio asienta su morada.

14 de junio de 2016

EL DOBLE


El mal y el bien se alternan en mi alma
como un mayo voluble, juguete de los vientos.
Puedo ser hada buena que transforma
calabaza en carroza,
o una bruja perversa y rencorosa
que muda en alimaña la germinal belleza.

Puedes sacar de mí estrellas en un cielo de tormenta,
rosas de té en medio de las nieves
o versos que truqué de la chistera de un mago descuidado.
Pero también puedo exhalar azufre,
y marchitar las rosas con su efluvio
y apagar con mis truenos la cadencia más tierna de una nana.

Jekill y Hyde se alternan incansables
en la concisa anécdota de una biografía.
Somos solo respuesta, rechazos, armonía,
ángeles o demonios, reacciones fortuitas  

antes de disolvernos para siempre al paso de los días.  

28 de mayo de 2016





INÚTIL

Es inútil decir
si lo hubiera hecho,
si lo hubiera cambiado,
si le hubiera dicho,
si yo hubiera sabido...

Son el nunca y el siempre
que se unen en el tiempo.
Lo imposible.
La ardiente frustración
de lo que ya no existe
ni se espera.

Nostálgica impotencia
por cambiar el pasado
y la pérdida vacua
de un futuro cercano.
Previsible. Sombrío.



12 de mayo de 2016


MUNDOS



Hay mundos en que el sol no ha amanecido
y el mar es una valla en la autopista.
Mundos que han olvidado la ternura
creyendo que era inútil desperdicio.

Hay crueldades presas en la esclerótica
de un niño abandonado,
muertes santificadas por priostes traidores
que echaron en su hucha más de treinta monedas
y charcos en el suelo que apenas si reflejan
un cielo de tormenta.

Hay rosas que sepultan cuchillas asesinas
en sus pétalos lívidos,
y vergüenzas vestidas de domingo de Ramos,
como el niño que estrena unos zapatos nuevos.

Mundos desconocidos, familiares, ajenos,
armónicos o trágicos, pero siempre distintos.
Mundos encarcelados en lo más insondable
del corazón humano.


27 de abril de 2016

PLEGARIA



Madre, la tristeza me mira entre el barro
con los ojos húmedos de frío y nostalgia.
Nostalgia del sol, que asoma su cara entre los visillos, 

de un lecho caliente, del refugio que para mi sueño

son siempre tus brazos.


Madre, ¿dónde te has quedado?
Me dijiste sigue, que yo estoy cansada,
sigue que te espera
una nueva vida en un mundo libre,
sin bombas, con risas,
con amigos que abren sus brazos y casas.

Y yo te creí.
Te perdí de vista y seguí los pasos
de una multitud llena de esperanza.
Y ahora tengo frío, tengo miedo, madre,
porque aquí no hay casas, ni amigos, ni risas.
Hay golpes y gritos,
y aire que envenenan los dueños del mundo.
Ni siquiera hay casas y hasta el sol ha muerto,

hundido en un mar que no es Mare Nostrum,
sino mar de ellos,
que para nosotros sólo es sepultura,
cementerio húmedo sin flores ni lápida.