Entradas

Mostrando entradas de noviembre 3, 2013
Imagen
EL TIEMPO
Inevitablemente, ha ido aumentando el número del encabezamiento de nuestro calendario. Dejamos muy atrás la epopeya de Kubrik y el relato de Verne que prometía la luna, y atravesamos el fin del horizonte.
Ahora al mirar atrás destella entre la niebla del pasado algún suceso que aún nos estremece. Su primera sonrisa, una canción llenando un coliseo, o un abrazo que tú no habías previsto. Instantes que sin duda no fueron sometidos al dictamen del tiempo.
Pero también rescatas del olvido, como si fuera ayer u hoy lo sucedido, la grieta que te parte en dos el alma por un paso no dado, por un te amo no dicho, por una despedida indeseada apenas al inicio del camino.
Y te preguntas qué es eso del tiempo, si cuentas con los dedos de la mano momentos trascendentes. Quizá es que caminaste con los ojos cerrados y ahora hay que transitar con los pies despojados de proyectos para que te deslumbre el fulgor del presente.





Imagen
          Una armoniosa música de cítara le hizo abrir los ojos. Estaba en la habitación del seminario y pensó que debía de haber dormido muchas horas porque el sol estaba ya muy alto. Saltó de la cama y se asomó a la ventana. En medio del jardín, Njieri lo saludó alegremente agitando la mano. Destacaba su blanca sonrisa en el ébano de su piel. Llevaba su vestido de fiesta, aquél que la hermana Fzana le hiciera para la inauguración de la nueva capilla y el pelo recogido en numerosas y apretadas trenzas. Sus ojos brillaban excitados. ¿Cómo habría llegado hasta allí? - se preguntó él. Se vistió rápidamente y bajó a su encuentro. En el vestíbulo, un grupo de hombres de piel oscura, armados hasta los dientes, intercambió cuchicheos y se volvió para mirarlo. Habían hecho una hoguera en la que quemaban libros y objetos de culto. Uno de ellos agitó un hisopo señalándole.             -Hay que quitarle todo - dijo.         Se abalanzaron sobre él y le arrancaron la ropa. En ese momento comprendi…