Google+ Followers

16 de junio de 2015

DEMOS VUELTA A LOS CUENTOS




Me gusta convertir a príncipes en ranas
y lujosas carrozas en ricas calabazas.
El croar del batracio alegra las mañanas
en los días sombríos
y es de más beneficio que testas coronadas
de oropeles y huecas de talento.
 En cuanto a las carrozas
que se quiten de en medio ante un rico puré
sazonado con curry y algo de nuez moscada.

Demos vuelta a los cuentos
que envenenan las mentes ávidas y pueriles.
Dejémonos de fábulas donde es dócil la bella
y el gentil caballero gana cualquier batalla,
donde el perverso siempre tiene cara de bruja
y solamente triunfan los seres agraciados.

Dejémonos de embustes,

me aburren las princesas que despiertan con besos

y en muchas ocasiones prefiero a un pato listo

que a ese espléndido cisne 

que pasea orgulloso su gallardía vacua.

A PILAR BARDEM Hay pilares de mármol menos sólidos que ella, fontanas menos limpias, y vanguardias que quedan trasnochadas cu...