Google+ Followers

16 de junio de 2015

DEMOS VUELTA A LOS CUENTOS




Me gusta convertir a príncipes en ranas
y lujosas carrozas en ricas calabazas.
El croar del batracio alegra las mañanas
en los días sombríos
y es de más beneficio que testas coronadas
de oropeles y huecas de talento.
 En cuanto a las carrozas
que se quiten de en medio ante un rico puré
sazonado con curry y algo de nuez moscada.

Demos vuelta a los cuentos
que envenenan las mentes ávidas y pueriles.
Dejémonos de fábulas donde es dócil la bella
y el gentil caballero gana cualquier batalla,
donde el perverso siempre tiene cara de bruja
y solamente triunfan los seres agraciados.

Dejémonos de embustes,

me aburren las princesas que despiertan con besos

y en muchas ocasiones prefiero a un pato listo

que a ese espléndido cisne 

que pasea orgulloso su gallardía vacua.

EL ESPEJO Me llevé el espejo de la abuela porque allí descubrí mis pechos expectantes ante el anuncio de la primavera. Dent...