Google+ Followers

27 de abril de 2016

PLEGARIA



Madre, la tristeza me mira entre el barro
con los ojos húmedos de frío y nostalgia.
Nostalgia del sol, que asoma su cara entre los visillos, 

de un lecho caliente, del refugio que para mi sueño

son siempre tus brazos.


Madre, ¿dónde te has quedado?
Me dijiste sigue, que yo estoy cansada,
sigue que te espera
una nueva vida en un mundo libre,
sin bombas, con risas,
con amigos que abren sus brazos y casas.

Y yo te creí.
Te perdí de vista y seguí los pasos
de una multitud llena de esperanza.
Y ahora tengo frío, tengo miedo, madre,
porque aquí no hay casas, ni amigos, ni risas.
Hay golpes y gritos,
y aire que envenenan los dueños del mundo.
Ni siquiera hay casas y hasta el sol ha muerto,

hundido en un mar que no es Mare Nostrum,
sino mar de ellos,
que para nosotros sólo es sepultura,
cementerio húmedo sin flores ni lápida.

        TOTS SOM BARCELONA (Con Paco Morán en "El Cochino egoísta", estrenada en el Teatro Barcelona)        En la...