Google+ Followers

14 de junio de 2016

EL DOBLE


El mal y el bien se alternan en mi alma
como un mayo voluble, juguete de los vientos.
Puedo ser hada buena que transforma
calabaza en carroza,
o una bruja perversa y rencorosa
que muda en alimaña la germinal belleza.

Puedes sacar de mí estrellas en un cielo de tormenta,
rosas de té en medio de las nieves
o versos que truqué de la chistera de un mago descuidado.
Pero también puedo exhalar azufre,
y marchitar las rosas con su efluvio
y apagar con mis truenos la cadencia más tierna de una nana.

Jekill y Hyde se alternan incansables
en la concisa anécdota de una biografía.
Somos solo respuesta, rechazos, armonía,
ángeles o demonios, reacciones fortuitas  

antes de disolvernos para siempre al paso de los días.  

EL ESPEJO Me llevé el espejo de la abuela porque allí descubrí mis pechos expectantes ante el anuncio de la primavera. Dent...